La importancia de un correcto mantenimiento de nuestras calderas de biomasa

Las calderas de biomasa en Salamanca como cualquier otro aparato que tengamos en casa o en la comunidad necesitan de unos cuidados básicos si lo que queremos es garantizar su correcto funcionamiento durante más tiempo, lo que a la larga no solo repercutirá en nuestro bolsillo, sino que nos hará la vida mucho más fácil.

 

Por regla general, junto al aparato vienen las instrucciones del fabricante con una serie de consejos que deberemos poner en práctica para sacar un mayor rendimiento de la caldera. Sin embargo, no siempre están tan bien explicadas como esperábamos o el material que se nos proporciona no resulta muy orientativo. Por este motivo y para evitar a nuestros usuarios alguna que otra sorpresa de última hora, desde Combustibles Garbosa queremos proponer una serie de recomendaciones que con el tiempo nos serán muy útiles.

 

Pasos a seguir para la limpieza de calderas de biomasa en Salamanca o en León:

 

1.- Limpieza de los intercambiadores de calor

 

Se trata de un dispositivo que ha sido diseñado para asegurar la transferencia de calor y que se ha convertido en un elemento clave para el funcionamiento de estos equipos. Sobre ellos y a consecuencia de la combustión se acumulan una serie de partículas sólidas que deberemos eliminar. Bastará con pulsar la palanca de limpieza para que las partículas se desprendan fácilmente y acaben en el cajón de la ceniza.

 

2.- Vaciado del cajón de la ceniza

 

En él se depositan todos esos residuos producidos durante la quema de los pellets o astillas. Lo adecuado es deshacerse de esas cenizas. ¿Cómo? Bien tirándolas a la papelera o reutilizándolas como abono, por ejemplo, para las plantas.

 

3.- Limpieza del quemador

 

Ayudándonos de una pequeña espátula nos limitaremos a eliminar esas costras resultantes del combustible no quemado que queda acumulado en el quemador.

 

4.- Aspirado de las cenizas restantes

 

Es el último paso y consiste en utilizar uno de los aspiradores de ceniza que hay en el mercado para aspirar de forma rápida y limpia lo que queda de ellas en el interior de la caldera. Eso sí, siempre en frío.

 

Una vez completados los 4 pasos tu caldera de biomasa estará lista para volver a  funcionar. Aunque el tiempo que nos llevaría ejecutar todo el proceso es escaso, siempre puedes confiar los servicios de mantenimiento a una empresa especializada para que se encargue de todo el trabajo, ejecutando asimismo una limpieza completa y anual de la caldera. Para cualquier duda, no tengas problemas en contactarnos.

Dejar un comentario